La Farmacia, un comercio más del barrio

En este momento estás viendo La Farmacia, un comercio más del barrio

CONTENIDO

Estoy seguro de que a más de uno le ha desagradado el título del post de hoy. Es muy posible que al ver este mail en tu bandeja de entrada hayas sentido algo así: “¿Cómo que un comercio más del barrio? ¡Mi farmacia es un centro sanitario que nada tiene que ver con la tienda de ropa de enfrente o la pescadería de la esquina!”

Si ha sido así, ¡muchas gracias por haber abierto el mail a pesar de todo y darme la oportunidad de explicarme!

Tu farmacia, no me lo negarás, tiene algo de comercio. En la “fórmula” de hoy te invito a mirar a esta dimensión de tu negocio sin prejuicios, para conocerla mejor. En tu farmacia existe un determinado equilibrio entre la parte profesional y la parte comercial. Vamos a reflexionar sobre esa dimensión comercial.

Te hago tres preguntas 

Medita con calma las respuestas:

  • ¿Estás orgulloso de que tu farmacia sea percibida como un comercio más del barrio, quizás uno de los buenos?

  • ¿Qué aporta o qué resta eso a tu farmacia?

  • ¿Te sientes cómodo con el equilibrio comercio / centro sanitario que existe a día de hoy en tu farmacia?

Mi objetivo con el blog La Rueda de la Farmacia es mover a la acción: ayudarte a analizar en profundidad qué farmacia tienes para, después, desarrollar planes de acción que te vayan acercando a la farmacia que quieres.

Está claro que en una apuesta por una farmacia equilibrada que desarrolle todo su potencial, uno de los temas a tratar debe ser el potencial comercial de la oficina de farmacia.

Ser comercio también tiene una dimensión social. El comercio es la base y el origen de la ciudad. Como dice Laureano Turienzo en su blog Retail News Trends: los lugares más visitados de una ciudad han sido desde siempre (y seguirán siendo) la plazas, los lugares de culto y las zonas comerciales. Somos seres sociales. Históricamente, las ciudades han sido creadas por los comerciantes. En el siglo XI, los gremios de Artesanos y Comerciantes formaron la burguesía, diferenciándose de la nobleza y el clero. La actividad económica de estos comerciantes y el intercambio de bienes que generan entre unas zonas y otras, hacen surgir y florecer las ciudades en todo el ámbito europeo.

El comercio da vida a la ciudad

Es el alma y el cuerpo de la ciudad. Si el comercio florece, la ciudad florece. Si el comercio se apaga, la ciudad se apaga. Uno no vive sin el otro.

Una de mis metas al frente de la farmacia es la mejora continua de la actividad comercial. A día de hoy es la actividad comercial lo que capitaliza mi farmacia, lo que asegura su sostenibilidad en el tiempo. Razón de más para mimar esta faceta. Sin una gestión comercial adecuada, sin poner el foco en las necesidades del cliente, no se puede aspirar a dar el servicio que éste necesita, tanto sanitario como cosmético, dietético, etc.

En este sentido, la farmacia es un comercio más en la ciudad, en tu barrio. Quizás -seguro- uno de los buenos, como decía al principio.

¿Qué puedes hacer para sacar el máximo potencial de la dimensión comercial de tu farmacia?

Muchas cosas, que se agrupan en torno a dos ejes principales:

Cuidar la experiencia del cliente

Desde recibirle con una sonrisa hasta hacer que el espacio físico de la farmacia sea lo más atractivo, cómodo y agradable posible. La experiencia del cliente empieza desde fuera, desde la calle. Tu fachada, letrero, escaparate son muy importantes, están transmitiendo mensajes a todo el que pasa por delante. Una vez dentro, cuando entras a una tienda, te gusta ser tratado como un “huesped” -más que como un cliente-. Como alguien que ha ido a su casa de visita, habiendo tantas otras opciones, cada vez más diversas. “Muchas gracias y tenga usted un buen día”, los pequeños detalles marcan la diferencia.

Participar en la vida comercial de la ciudad

En estos momentos el comercio de proximidad se enfrenta a grandes retos. Sin embargo no está todo perdido, a las personas nos gusta pasear, visitar tiendas -donde nos saluden y se alegren de vernos-. Pero es verdad que tenemos cada vez más opciones al alcance de la mano, al alcance de un click. El comercio debe seguir reinventándose, como siempre lo ha hecho. Esto no sólo preocupa a la farmacia, también al resto del comercio de proximidad. Existen foros especializados donde puedes sacar muchas ideas (como por ejemplo el blog de Laureano Turienzo que recomendaba más arriba). También puedes asociarte con el resto del comercio de proximidad de tu localidad. Compartir ideas enriquece, una oficina de farmacia es un comercio de referencia, tiene mucho que aportar y sobre todo mucho que aprender.

Si también somos comercio, si hoy por hoy -en la inmensa mayoría de los casos- ser comercio es lo que asegura nuestra sostenibilidad, no dejemos de innovar y potenciar nuestra esencia sanitaria pero, en paralelo, vivamos nuestra faceta comercial sin complejos y con plenitud.

Comparte esta entrada en tus redes:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
DIEGO MARRO

DIEGO MARRO

Titular de Farmacia Marro y director del laboratorio cosmético Marro Fórmulas Originales. Programa de Dirección General del IESE.

Deja una respuesta